UN FUTURO A LARGO PLAZO: URBANISMO PARA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Aunque haya dejado de ser un tema de portada, el cambio climático es un hecho. Ciudades del norte de Europa lo tienen presente y se lo plantean como reto a la hora de diseñar el futuro de sus ciudades.

En Hamburgo, junto con la temperatura media anual, sube también el nivel del mar. La ciudad portuaria alemana por excelencia ha visto subir el nivel de sus aguas hasta 20 cm en 60 años. Esto irá en aumento. En respuesta a estos cambios la ciudad está diseñando una red de espacios verdes que ocupara un  40% del área de la ciudad, contribuyendo a la resiliencia y permitiendo construir una red entorno a ciclistas y peatones, conectando viarios sin tráfico rodado con parques y zonas de juegos desde el centro urbano hasta los suburbios.

Plano de Hamburgo. Fuente: Archdaily
Esta la red es diferente a la que ya existe en otras ciudades europeas como Londres o el mismo Madrid, en primer lugar porque acerca el centro a los barrios periféricos y viceversa, y en segundo lugar, pero quizá mas importante porque esta red no solo absorberá las emisiones de CO2 sino que ayudara a prevenir o a limitar el efecto de  inundaciones futuras cuando arrecien las tormentas.

Además, esta estrategia, según los expertos que la desarrollan, permitirá a la ciudad atraer a población necesaria para permanecer competitiva, trayendo ventajas económicas. Población que buscara calidad de vida, vivienda y empleo.  

Sin embargo Hamburgo no es la ciudad pionera en el desarrollo de soluciones urbanísticas para el cambio climático. Copenhague es alumna aventajada en esta materia.

Daily Email
close
Sign up for the Guardian Today
Our editors' picks for the day's top news and commentary delivered to your inbox each morning.
La ciudad ha puesto en marcha un plan a largo plazo para adaptarse al cambio climático que en 2050 prevé contar con calles convexas para recoger el agua y evacuarla hasta el puerto y con “parques de bolsillo” que puedan absorber el calor y ser convertidos en depósitos de agua cuando exista alguna emergencia. 


En Dinamarca el urbanismo sostenible no es algo anecdótico. Y es que los daneses se han dado cuenta de que haciendo lo correcto por el medio ambiente, trae puestos de  trabajo y debemos recordar que la sostenibilidad no trata solo del medio ambiente, también trata de crear empleo localmente.

Cabe destacar, y lo hacemos con envidia, que los urbanistas daneses operan en un ambiente envidiable en el que tanto  los políticos, como los ciudadanos están dispuestos a comprometer los fondos necesarios para un proyecto de esta envergadura.

Otras ciudades también tienen planes similares. Nueva York, Toronto, Rotterdam o Boston son algunas de ellas. De momento esta  infraestructura verde es algo experimental… Pero sin duda interesante, ¿cómo serán  las ciudades en 2050 o 2100? Os dejamos unos links con más información.



No hay comentarios: