GREEN DEAL o ¿que puede venir después de los certificados energéticos?


Entendemos que la normativa que desde el pasado junio obliga a los propietarios de inmuebles a poseer un certificado energético de los mismos debe promover, de manera indirecta, el consumo de energía responsable y ayudar al ahorro en las facturas energéticas en los hogares españoles. 


Cuando se certifica una vivienda o inmueble, el documento que el cliente obtiene incluye un apartado con las medidas de mejora que según el técnico certificador contribuirían a la reducción del consume energético y como consecuencia a una reducción también de las emisiones de CO2 y a un ahorro en las facturas para dicho inmueble. 

El reto está ahora en lograr que esas medidas de mejora se vayan llevando a cabo y que con ellas poco a poco los hogares españoles sean de verdad más eficientes. Sin duda para que esto ocurra, estas medidas tienen que ser ante todo asequibles para el bolsillo. 

La Ley de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, sin meternos ahora a desgranar su contenido (eso sería tema de otros muchos posts) incluye un plan de ayudas a las comunidades de propietarios para incentivar la rehabilitación de edificios, el Plan Estatal 2013-2016


Sin embargo lo que esta semana nos gustaría comentar es el sistema británico para lograr este mismo objetivo. Allí el Energy Performance Certification (EPC Certificate) lleva instaurado desde 2007. En enero de este año el gobierno lanzo una iniciativa para mejorar la eficiencia energética de los hogares de manera efectiva. El trato que proponen es el siguiente: el gobierno costea las obras de mejora de la vivienda y el propietario devuelve como máximo el importe correspondiente al ahorro que estas medidas suponen en su factura. Estos importes se pagan en pequeños pagos a través de las facturas energéticas. Este video lo explica de forma sencilla. Seguramente no sea la panacea... Pero puede ser una opción a imitar o tener en cuenta...

No hay comentarios: